MUJERES CONTRA LA TRATA

Campañas Informaciones

Argentina – Los circuitos de las redes de prostitución

Fuente: http://www.diariolarepublica.com.ar


Realizado por Comité de Jóvenes UNI-Américas con la colaboración especial de FAECyS – Arg –

Las organizaciones clandestinas de sometimiento la encuentran presa fácil del lucro desmedido de un negocio que goza de la impunidad ante el Estado y del desinterés de la sociedad que sólo permanece callada.

El ser humano ha pasado a convertirse en una simple mercancía de consumo para el placer de algunos inescrupulosos. El tráfico de personas para someterlas a explotación sexual ha sido motivo de denuncia de numerosas organizaciones, instituciones y familiares de las víctimas que se han manifestado en contra de una problemática, que lejos de encontrar limitaciones penales, parece haber hallado suelo fértil para proliferar, incrementando a cifras impensables la lista de víctimas y de ganancias económicas.

Naciones Unidas considera a la explotación sexual como la tercera actividad ilícita más lucrativa del mundo, después del tráfico de armas y de drogas. La Argentina no escapa de esta realidad, en donde las redes se han ido fortaleciendo en los últimos años y han sabido adaptarse a los cambios económicos. Las provincias del Norte del país, son el semillero de donde se nutren las redes clandestinas de prostitución para acrecentar la oferta de sexo en el resto del país, y a su vez abastecer al mercado internacional.

La trata de personas recauda anualmente alrededor de 32.000 millones de dólares. En 2005 se calculaba que, a nivel mundial, 2.400.000 víctimas de trata estuvieron trabajando en condiciones de explotación, según lo manifestado por la Organización Internacional de Migraciones. En todo el mundo, unas cuatro millones de mujeres y niñas son vendidas cada año para ser sometidas a la esclavitud y a la prostitución.

Sólo en 2002, afirma un estudio de Unicef, 1.200.000 niños y niñas fueron traficados internacionalmente con fines de explotación sexual o laboral. Más recientemente, en América latina, 2 millones de niñas, niños y adolescentes fueron víctimas de la explotación sexual comercial y laboral, dentro y fuera de las fronteras de sus países de origen. En la Triple Frontera que comparten la Argentina, Paraguay y Brasil, al menos 3.500 niñas, niños y adolescentes sufren explotación sexual.

En la Argentina, ya hay casos resonantes que hablan más de redes organizadas y prácticas habituales que de casualidades: Marita Verón, Fernanda Aguirre, Annagreth Würgler son sólo algunas de las más renombradas, mientras otras han sucumbido en el silencio que impone la pobreza, la marginalidad y el desinterés de una sociedad que juzga. La Organización Internacional del Trabajo estima que en nuestro país hay al menos medio millón de personas involucradas en trata y tráfico sexual: en promedio, se notifican diez casos por día.

Las últimas investigaciones disponibles señalan que el crecimiento de este delito se debe en gran parte a la carencia de legislación punitiva específica. Lo que estaría generando, que quienes se dedicaban al tráfico de armas, pero sobre todo de drogas, se estén pasando al negocio de la compra y venta de personas: porque es más fácil sortear la ley; porque las rutas nacionales e internacionales son similares, lo que hace que ya estén aceitadas las redes de corrupción; y finalmente, porque una persona es un producto con alto valor de reventa. Las drogas se venden y consumen, las armas pueden ser revendidas, pero pierden valor. Una persona esclavizada, en cambio, puede mantener y hasta aumentar su valor de reventa durante varios años.

Daño de por vida

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud, las víctimas de este delito presentan graves secuelas físicas y psicológicas, muchas de ellas de por vida.
Su salud sexual y reproductiva es amenazada por la exposición constante a las enfermedades venéreas y a embarazos no deseados.
En lo que respecta a la salud mental, las manifestaciones de las secuelas habitualmente son el aumento de la sensación de desamparo, decae la autoestima, y las víctimas hablan de depresión y de su deseo de suicidarse.

Reclutamiento

Estudios internacionales demuestran que el modus operandi en la captación de las víctimas es similar en todas partes. Algunas veces se reclutan mujeres que nunca han ejercido la prostitución, lo que les asegura el silencio de las víctimas, producto de la vergüenza y el miedo al rechazo familiar y social al que pueden verse expuestas una vez devueltas a su lugar de origen. En otros casos, son mujeres que presentan grandes carencias económicas y desprotección social que ven una oportunidad de salir adelante en lugares distantes. A su vez, en la mayoría de los casos, les ofrecen trabajos engañosos, que al llegar al lugar de destino les dicen que no resultó y que deben prostituirse para pagar la deuda contraída con quienes les financiaron el viaje, deuda que se vuelve impagable.
La explotación sexual es la forma más moderna de esclavitud, anualmente miles de mujeres en la Argentina padecen la desaparición sistemática para pasar a pertenecer a un circuito siniestro del que muy pocas consiguen escapar, y menos aún consiguen volver a sus vidas anteriores sin terribles secuelas. Este flagelo lo padecen en silencio en una sociedad que no se solidariza con las víctimas y que prefiere no denunciar. A su vez, quienes se dedican a esta actividad encuentran en el vacío legal, el espacio para fortalecer el negocio clandestino de la prostitución y gozar de impunidad a la hora de secuestrar, violar y explotar hasta la muerte a sus jóvenes víctimas.

Marita, desaparecida

María de los Ángeles Verón, el 3 de abril de 2002 salió de su casa del centro de Tucumán para hacerse un chequeo. En la esquina apareció un auto rojo, le pegaron un culatazo en la cabeza y se la llevaron. Sólo tenía 23 años. Estuvo desaparecida los dos días siguientes. Al tercero, la vieron a unos 30 kilómetros de su casa. Iba tambaleante, drogada. Un patrullero la levantó y lo que sigue es confuso, aunque todo va en la misma dirección: Marita Verón cayó en manos de una red de prostitución, una de las descubiertas tras su secuestro.
Los policías que levantaron a Marita en La Ramada dicen que la subieron a un ómnibus que volvía a Tucumán, pero su relato hace agua. Todo indica que la chica había llegado hasta ahí escapando de una fiesta sexual, su primer destino de explotación. Y que la devolvieron a eso. Una chica contó que pasó por manos de un proxeneta, quien la tuvo en su casa y a los dos días la vendió en 2.500 pesos a una whiskería de La Rioja.
El testimonio fue obtenido por los padres de Marita; su lucha fue plasmada en un expediente judicial que se convirtió un completo manual de trata de mujeres. La Cámara de Apelaciones de Tucumán definió a las whiskerías como “lugares destinados al ejercicio de la prostitución, donde hay un sistema de reclutamiento de mujeres incluso mediante la privación de su libertad”, denuncia.
En el camino fueron rescatadas 21 jóvenes comunes a las que, como a ella, un día una banda raptó para alquilarlas por turnos. Allí empezaron a aparecer las historias de terror: mujeres compradas a traficantes tras ser secuestradas en las calles, trasladadas de un punto a otro del país y obligadas a “trabajar” hasta “pagar” lo que habían costado. Testimonios dijeron que querían llevar a Marita hasta Río Gallegos, y otros, en cambio, afirman que se la llevaron a una isla en España. De Marita Verón, nunca hubo certezas sobre su paradero.

Pasan los años y el negocio sigue creciendo

Quizá para la mayoría, la esclavitud sexual sea un vestigio de tiempos pasados (y menos civilizados). La esclavitud sexual era tremendamente común en la Inglaterra victoriana del siglo XIX. El caso salió a la luz pública en 1885, cuando el editor de un periódico denunció en un artículo que, por apenas cinco libras, había podido comprar una niña de 13 años. El ejército imperial japonés, durante la Segunda Guerra Mundial, secuestraba jóvenes para convertirlas en esclavas sexuales para los soldados en campaña. Las cifras son difusas, pero se cree que unas 200 mil mujeres cayeron en estas redes criminales. Y la Argentina tiene el dudoso orgullo de ser la sede de uno de los grandes hitos de la esclavitud sexual internacional. En las primeras décadas del siglo XX, la tristemente célebre asociación Zwi Migdal era una mafia encabezada por miembros de la comunidad judía que traía jóvenes de Europa para abastecer sus prostíbulos (el libro La Polaca, de la escritora Myrta Schalom, es una excelente fuente para aprender sobre esta asociación criminal que desapareció en 1930 tras la denuncia de una de las esclavas). Lamentablemente, el siglo XXI sigue siendo un terreno fértil para los traficantes de personas de todo el mundo. Según un informe del gobierno de los Estados Unidos, todos los años, entre 600 mil y 800 mil personas son traficadas a través de las fronteras. De éstos, el 80 por ciento son mujeres, y el 50 por ciento, niños. El principal objetivo del negocio consiste en someterlos a la esclavitud sexual. Y, desde luego, esta estadística no incluye la gente que es traficada al interior de las fronteras nacionales.

Condena penal a los clientes

Para El Vaticano, la explotación sexual es una forma de esclavitud, y pidió no hacer juicios sobre las prostitutas y abogó porque se les preste toda la ayuda para salir del oficio. Además condenó “con determinación” la violencia sexual contra la mujer y aseguró que la prostitución es una forma de esclavitud moderna que afecta también a los niños, y se mostró partidario de que los “clientes” de las prostitutas sean castigados penalmente. En el documento Orientaciones para la pastoral de la carretera, señala que en el tercer milenio, la Iglesia no puede permanecer impasible ante el fenómeno de la violencia contra la mujer y que es “hora de condenarla con determinación”, empleando los medios legislativos apropiados. “Por el respeto de la persona tenemos que denunciar la difundida cultura hedonista y comercial que promueve la explotación sistemática de la sexualidad, induciendo a chicas desde muy jóvenes a caer en ambientes de corrupción y hacer uso mercenario de su cuerpo”. La víctima es un ser humano que en muchos casos “pide ayuda a gritos para ser liberado de la esclavitud, ya que no vende su cuerpo por voluntad”. Al identificar a la víctima, el documento pregunta quién es el cliente y señala que es un hombre “también esclavo”, un sujeto “que busca a las prostitutas para dominarlas más que para tener una satisfacción sexual”, un sujeto que en las relaciones sociales “experimenta una pérdida de poder y masculinidad”.

TESTIMONIO

Secuelas imborrables
Andrea Aurora Darrosa tenía 15 años cuando fue secuestrada en Aristóbulo del Valle, Misiones, y fue obligada a ejercer la prostitución durante ocho años en La Rioja, hasta que logró escapar en mayo del año 2003, durante un procedimiento en el que se buscaba a Marita Verón. Éste es el testimonio que rindió ante la Fiscalía de Instrucción Nº 6ª de la ciudad de Tucumán. Su relato comienza con el rapto. “Cuando yo tenía 15 años y volvía a la casa de mi hermano, dos cuadras antes de la casa estaba estacionado un auto rojo donde había cinco personas, y se bajan dos hombres del auto para agarrarme. Me pegan un sopapo y yo me caigo, entonces ellos me levantan y me suben al auto. Me llevan a La Rioja, donde llegamos al otro día a las 3 de la tarde. Ellos se turnaban para manejar, y no me dejaron bajar ni para ir al baño. Me llevaron a una whiskería”, manifiesta.
Y prosigue: “Ese mismo día me bañan, me cambian, me pintan, me arreglan el pelo y me hacen salir al salón a trabajar. Me obligaron porque yo no quería, tenía vergüenza, y sin embargo me han enseñado a trabajar a los golpes. Yo lloraba y no quería saber nada”, explica. El testimonio ahonda su terrible experiencia. “Yo estaba de lunes a viernes en la casa de una vieja, y los sábados desde las doce de la noche hasta el otro día a las 3 de la tarde trabajaba en el cabaret. Después me volvían a llevar de nuevo a la casa de la vieja. Nunca me dejaba ir sola, ni salir sola a ningún lado”, relata.
Más tarde cuenta la forma en que fue sometida a diferentes trabajos y maltratos. “En la casa yo limpiaba, baldeaba toda la casa, me hacía lavar la ropa del hijo y de los encargados”. Y continúa diciendo: “La vieja me pegaba mucho, casi todos los días, porque me pedía que hiciera 500 ó 600 pesos los días que trabajaba y si yo no llegaba me pegaba”, explica. “Una vez la vieja se puso loca porque no tenía plata para pagarle a una brasilera, y me llama porque ella estaba en el segundo piso. La agarró a la brasilera, la desnucó y la tiró para abajo, es decir desde el segundo piso cayó a un patio de cemento, muerta. Entonces me agarra a mí del cogote y me hace poner cabeza abajo y me amenazaba que me iba a tirar si yo abría la boca y me decía que me iba a matar y a quemar, porque total, ni mi familia me iba a buscar”.
El relato prosigue con más vejaciones. “Cuando iban chicas de Tucumán a trabajar a La Rioja, algunas estaban embarazadas. Entonces la vieja las hacía abortar … la vieja preparaba líneas de cocaína con la tarjeta de teléfono y me daba una pajita para que aspire, ella me decía que era para que no sea tan tonta en el salón con los clientes y para que yo trabaje más”, contó la joven.
Al estar frente al fiscal, Andrea sólo les pidió: “Quiero que me ayuden a encontrar a mi familia de Misiones, a los que no veo desde que me secuestraron hace ocho años”.
Testimonio extraído del sitio http://www.casomaritaveron.org.ar.

Una mujer vale entre $100 y $5.000

Un estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), publicado por Página/12, sobre la trata de personas para la explotación sexual en Argentina, se estima que por una mujer se paga entre 100 y 5.000 pesos, dependiendo de la zona, la edad y las características de la “mercadería”. En 2006, sólo en Buenos Aires se atendieron a 120 víctimas de trata: más del doble que en 2005. “Esto revela que es un problema en aumento en el país y, por lo que se puede ver en los periódicos, hay varios centenares de mujeres que han desaparecido que se presume son víctimas de la explotación sexual”, expresa el informe. A su vez, la OIM identifica a Misiones como el área principal de reclutamiento, desde donde son llevadas para ser explotadas a prostíbulos de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, Entre Ríos, Santa Cruz, Chubut y Tierra del Fuego. Los pocos controles fronterizos no son decisivos en el aumento de la trata, ya que la mayoría de los casos son internos y se dan por una combinación de factores, de los cuales el predominante es la exclusión social que crea un ambiente propicio para que el comercio se propague. Personal de Migraciones de Puerto Iguazú estima que el 20% de las jóvenes captadas tienen menos de 18 años y que en muchos casos el reclutamiento está a cargo de algún familiar o conocido que cobra entre 1.000 y 1.500 pesos. La forma más común de captación es el engaño, pero también es usual el secuestro. Sin embargo, estos casos no ocupan las principales páginas de los diarios.

La alternativa para combatir la trata son políticas públicas que incluyan un conjunto de medidas: desde una ley que penalice el delito hasta la asistencia a las víctimas. Pero fundamentalmente generar conciencia social sobre el tema, que ayude a modificar el paradigma cultural impuesto en la sociedad.
——————————————————-
 

1 comentario»

  LULA wrote @

LO Q SE NECESITA ES JUSTICIA Y Q EL PUEBLO SE LEVANTE DE INMEDIATO …X Q LA LA POLICA CORRUPTA ESTA METIDA EN ESTO , LOS POLITICOS BUENO TODOS SABEMOS LA MIERDA Q SON EMPESANDO POR NUESTRA PRESINDENTA Q LO UNICO Q HACES ES QUITARNO LA EDUCACION VARIOS CHICOS DE HOY EN DIA DICEN BUENISSIMO PERO ELLOS ESTAN VIENDO EL PRESENTE EN UN FUTURO LOS QUIERO VER SEGURO SE DEBEN IMAGINAR TIRADOS EN LA CALLE APESAR DE Q SUS PADRES TENGAN MUCHA PLATA PERO NO SE OLVIDEN Q TODO LO Q SUBE VAJA¡¡¡ ENTONCES DESDE YA LOS POLITICOS SON LOS PRICIPALES INVOLUCRADOS CON TAL DE CAGARNOSS HACEN TODO Y MAS SI HAYY DINERO Y POR ULTIMO LA JUSTICIA O MEJOR DICHO JUECES , ABOGADOS ECT SON TODOSS UNOS PUTOS CUERVOS MUERTOS Y ARRASTRADOS POR LA PLATA Q ELLOS CON TAL DE GANAR UN CASO DEFIENDEN HASTA LA PERSONA Q LES MATO A SU PROPIA HIJA X POCO, ES DECIR LUCHAN POR UN HIJO DE PUTA Q NI EL MISMO DIABLO QUIERE …, PERO NO QQUIERO DECIR Q TODOS SEAN = CREO Q UN 30% SE SALVA….HOY EN DIA LA GENTE VENDE HASTA SU DIGNIDAD .
VOLVIENDO AL TEMA ESTO TERMINARA TARDE O TEMPRANO LO IMPORTANTE ES Q TERMINE MEJOR SI ES TEMPRANO PERO SABES Q ES MUY POCO PROBABLE HAY GENTE Q DICE Q ESTO NUNK SE VA A TERMINAR Q ES IMPOSIBLE PERO NADA EN LA VIDA ES IMPOSIBLE Y ESTAS PERSONAS DE LA RED DE PROSTITUCION , LA DROGA, TRAFICO DE NIÑOS , ECT SE LES VA A ACABAR EL JUEGUITO . MUCHA GENTE PIENSA Q DEBEN VIVIR COMO REYES PERO ESTAN EQUIVOCADOS ESTOS MAL PARIDOS NO PUEDEN NI DORMIR SU CONCIENCIA LOS MATA Y ENCIMA DISIMULAN ESTAR RODEADOS DE CONFIANZA, MENTIRA¡¡¡ SI SE MATAN X LA ESAPLDAA UNO CON EL OTRO¡¡ OJALA Q LLEGUE A UN PUNTO EN Q SE EXTERMINEN ENTRE ELLOS LES DEJO MI SALUDOS Y LA SUERTE DEL MUNDO A TODAS AQUELLLAS CHICAS Q ESTN PASANDO POR CADA PUTO PROSTIBULO ILEGAL Q LES HACEN LLAMAR BAR , BOLICHE , ECT ADIOS¡¡


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: