MUJERES CONTRA LA TRATA

Campañas Informaciones

La realidad de la prostitución

Red no a la trata

8 de mayo de 2008

Una sentencia contra dueños de clubes de Vigo y Verín desvela que las chicas trabajaban hasta 9 horas seguidas y llegaban a ser multadas.

JOSE LORES

Dar el teléfono a un cliente o hablar demasiado alto podía suponer una multa de 60 euros. El horario de prestación de servicios sexuales llegaba a ser de más de nueve horas consecutivas. Y de entrada contraían una deuda de 2.500 euros por el billete de avión. Son las condiciones en las que trabajaban mujeres brasileñas que vinieron desde su país a clubes de Vigo y Verín a ejercer la prostitución. Así se refleja en una sentencia condenatoria contra los tres responsables de estos locales que acaba de dictar la Audiencia. REDACCIÓN / VIGO La Audiencia viguesa acaba de condenar a penas que suman 23 años de cárcel a tres responsables de clubes de alterne de Vigo y Verín. Y lo hace en una sentencia que describe las condiciones en las que tenían que trabajar las mujeres que trasladaban desde Brasil para que ejerciesen la prostitución en sus locales: las introducían como turistas en España, les mandaban pagar con sus servicios sexuales los 2.500 euros que fijaban como coste del traslado aéreo desde su país y les imponían multas económicas por llegar tarde al trabajo, hablar alto, dar su número de teléfono a un cliente o salir sin permiso. Los horarios de prestación de servicios llegaban a ser de más de nueve horas consecutivas. Y los fines de semana, como dijo una mujer en el juicio, “hasta que la casa tuviese movimiento”.

Los tres acusados regentaban dos clubes de Vigo -el “Mamba Negra” y el “Skorpio”- y el “Sheraton” de Verín. A tal efecto, en 2006 constituyeron una sociedad civil. La pareja que llevaba los de la ciudad olívica fue condenada -cada uno de ellos- a ocho años y seis meses de prisión y multa de 13.500 euros por los delitos de promoción de la inmigración ilegal y contra los derechos de los trabajadores. El titular del local verinés fue penado con seis años por el primer delito. Y deberán indemnizar con 14.000 euros a dos mujeres.

La sentencia establece que las mujeres que viajaron desde Brasil para trabajar en estos locales sabían que venían a ejercer la prostitución. No fueron víctimas de amenazas o violencia, por lo que el tribunal vigués los absuelve del delito de prostitución que les imputaba la fiscal del caso.

No había coacciones, pero la sala, en cambio, sí considera probados otra series de hechos que, como refleja la sentencia, son delito. Todo se remonta al año 2006, cuando la pareja que llevaba los locales de Vigo, con el consentimiento del encargado del club de Verín, introdujeron como turistas en España a mujeres brasileñas para que “ejercieran la prostitución y el alterne” en sus locales.

Los acusados, según consta en el fallo, imponían las normas de funcionamiento fijando los precios de las copas (30 euros) y de los servicios sexuales (53 euros), así como los horarios. Los clientes pagaban directamente a los encargados y camareros y, al terminar la noche, se entregaba a cada una de las mujeres “la parte que le correspondiera según el número de copas consumidas o los servicios sexuales prestados”. Siempre restándose la parte correspondiente al club y el coste de su mantenimiento y manutención.

Y los 2.500 euros que había costado el avión. Al respecto, el tribunal señala que eran “unas condiciones laborales que perjudicaban los más esenciales derechos de todo trabajador”, en particular porque en muchos casos les privaban de toda retribución por sus servicios mientras no pagasen el precio de la totalidad del pasaje. Durante ese período de tiempo, pese a que ese no era el acuerdo inicial adoptado, sólo recibían las propinas de los clientes.

Contactos

Para traer a las chicas desde Brasil, tenían contactos en ese país. Tras comprarles los billetes de avión, éstas venían como turistas -les daban recomendaciones de como aparentar este extremo ante los funcionarios de la frontera- y las recogían en el aeropuerto de Vigo para trasladarlas al club al que estuviesen destinadas. Allí trabajaban generalmente desde las siete de la tarde y hasta “las cuatro o cinco de la madrugada”.

La sentencia, que ha sido recurrida, señala como probado que trasladaron desde Brasil a más de una decena de mujeres.

http://www.farodevigo.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008050800_9_222996_Sucesos-realidad-prostitucion

No comments yet»

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: