MUJERES CONTRA LA TRATA

Campañas Informaciones

Las redes de tráfico de menores acechan a los huérfanos birmanos

el Períodico.com/Internacional

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=513368&idseccio_PK=1007

  1. • Una oenegé ya ha rescatado a una docena de chicos que habían sido vendidos por 60 euros
  2. • Unicef pide que los niños sean acogidos en su entorno pero la Junta opta por hacer orfanatos
JORDI CORACHÁN
Una niña birmana, en uno de los centros de acogida de Children of the Border en Tailandia, ayer. Foto: JORDI CORACHÁN
JORDI CORACHÁN / ENVIADO ESPECIAL
BANGKOK

No hay peor infamia que aprovecharse de un niño. En Birmania, como se temía, los traficantes de personas han comenzado a hacer negocio con la venta de menores afectados por el ciclón Nargis, que dejó a más de 2.000 niños huérfanos, además de causar la muerte al menos a 134.000 personas. Tres semanas después, una docena de niños y niñas han sido rescatados de los traficantes por la organización humanitaria Asian Tribal Ministries.
“Los traficantes han pagado una miseria por cada niño. En varios casos no han desembolsado más de 100 dólares poco más de 60 euros”, denunció a EL PERIÓDICO el misionero australiano Ben Grasby, de confesión baptista. Su iglesia, a través del proyecto Children of the Border, financia dos orfanatos que actualmente acogen en Tailandia a un centenar de menores birmanos.
Según el religioso, la tragedia en Birmania es “monumental”, y los niños sufren la peor parte. Algunos de ellos son secuestrados por adultos que, empujados por el hambre y por la falta de escrúpulos, los venden a los traficantes por una cantidad irrisoria.

PROSTITUCIÓN
En esa fase del tráfico es en la que actúan los representantes de esta entidad humanitaria. Grasby desvela: “Si nos enteramos, ofrecemos más dinero que el traficante, y si llegamos tarde, le compramos el niño al propio traficante. El caso es que no llegue a las redes de prostitución de Tailandia”.
La responsable de uno de los centros, la estadounidense P. Lana, de origen mexicano, agrega: “Si caen en la explotación sexual, las cosas se complican, ya que los proxenetas no los sueltan fácilmente. En muchos casos, piden un elevado rescate por ellos. Pese a todo, hemos conseguido rescatar a unos cuantos”. La directora subraya que pagan generosamente las informaciones de prostitutas y chaperos para localizar a los menores que son explotados en Pat Pon, en Bangkok, y también en Pataya, Puket y otros puntos de Tailandia.

CLIENTELA OCCIDENTAL
Asimismo, recalca que la mayoría de los clientes de esas criaturas son “respetables” ciudadanos europeos, estadounidenses y australianos. Pese a que la legislación tailandesa condena los abusos a menores, en la práctica es bastante fácil llegar hasta alguno de ellos. “Son ofrecidos en la trastienda de los prostíbulos o a través de proxenetas”, asegura Lana.
Children of the Border, tras rescatar a los niños, trata de buscar a algún familiar que se haga cargo de ellos. Pero, en las actuales circunstancias, en el sur de Birmania esta tarea resulta casi imposible. Los responsables de la organización señalan que aguardarán unos meses antes de iniciar los trámites para que puedan ser adoptados.
La responsable de protección infantil de Unicef en Birmania, Anne- Claire Dufay, ha dado asimismo la voz de alarma sobre el riesgo que corren los huérfanos del Nargis. El organismo de la ONU es partidario de que el Gobierno birmano facilite la adopción temporal de esos niños a familias de su entorno. No obstante, la Junta piensa construir orfanatos en Labutta y Pyapon, dos de las zonas más afectadas del delta del Irauadi, donde viven la mayor parte de los 2,4 millones de desamparados. Uno de los pocos aspectos positivos de los 46 años de dictadura militar ha sido la protección de los niños frente a las redes de tráfico, reconocida por el propio Unicef.
Ahora, en Labutta, 282 niños han sido ya apartados de sus familiares, y de ellos 50 no tienen familia conocida, según Unicef. Su historia se repite en todo el delta, donde –como ocurrió con el tsunami de 2004– los niños supusieron un número desproporcionado de los muertos porque no pudieron trepar a los árboles o edificios. Las Naciones Unidas y varias oenegés estiman que pueden ser más del 40% de las víctimas.
Ya antes del ciclón Nargis, la situación para los niños de Birmania era difícil. La tasa de mortalidad infantil –76 de cada 1.000 nacimientos– está entre las más elevadas de Asia y la ONU sostiene que uno de cada tres bebés está desnutrido.

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: