MUJERES CONTRA LA TRATA

Campañas Informaciones

Niña

http://www.correoperu.com.pe/paginas_nota.php?nota_%20id=69421&seccion_nota=%205

Niña prostituta.. . muerte al amanecer

:: El asesinato de una adolescente de 14 años, en manos de su cliente, trae a la luz crueldad de prostitución infantil

 

Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

Sus delgadas contexturas dejaban reflejar su corta edad. Había adolescentes de aproximadamente 12 a 14 años de edad. En cuestión de minutos cada una iba recibiendo a sus eventuales clientes, quienes por ser asiduos visitantes de la zona símplemente las invitaban a acompañarlos sin siquiera preguntarles el precio.

Así trascurrían las horas en esta avenida, curiosamente ubicada a pocos metros del Palacio de Justicia.

 

Realizan operativo

La Municipalidad de La Victoria realizó la madrugada del domingo el operativo denominado “Feliz Cumpleaños”, en el que se intervino a 26 menores de edad. Ellas fueron trasladadas a locales del Inabif para que reciban una adecuada atención. El alcalde Alberto Sánchez Aizcorbe pidió penas severas para quienes se dedican a la explotación sexual de menores.

Yoice Pacori

ypacori@epensa. com.pe Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

Sus delgadas contexturas dejaban reflejar su corta edad. Había adolescentes de aproximadamente 12 a 14 años de edad. En cuestión de minutos cada una iba recibiendo a sus eventuales clientes, quienes por ser asiduos visitantes de la zona símplemente las invitaban a acompañarlos sin siquiera preguntarles el precio.

Así trascurrían las horas en esta avenida, curiosamente ubicada a pocos metros del Palacio de Justicia.

 

Realizan operativo

La Municipalidad de La Victoria realizó la madrugada del domingo el operativo denominado “Feliz Cumpleaños”, en el que se intervino a 26 menores de edad. Ellas fueron trasladadas a locales del Inabif para que reciban una adecuada atención. El alcalde Alberto Sánchez Aizcorbe pidió penas severas para quienes se dedican a la explotación sexual de menores.

Yoice Pacori

ypacori@epensa. com.pe Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

Sus delgadas contexturas dejaban reflejar su corta edad. Había adolescentes de aproximadamente 12 a 14 años de edad. En cuestión de minutos cada una iba recibiendo a sus eventuales clientes, quienes por ser asiduos visitantes de la zona símplemente las invitaban a acompañarlos sin siquiera preguntarles el precio.

Así trascurrían las horas en esta avenida, curiosamente ubicada a pocos metros del Palacio de Justicia.

 

Realizan operativo

La Municipalidad de La Victoria realizó la madrugada del domingo el operativo denominado “Feliz Cumpleaños”, en el que se intervino a 26 menores de edad. Ellas fueron trasladadas a locales del Inabif para que reciban una adecuada atención. El alcalde Alberto Sánchez Aizcorbe pidió penas severas para quienes se dedican a la explotación sexual de menores.

Yoice Pacori

ypacori@epensa. com.pe Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

Sus delgadas contexturas dejaban reflejar su corta edad. Había adolescentes de aproximadamente 12 a 14 años de edad. En cuestión de minutos cada una iba recibiendo a sus eventuales clientes, quienes por ser asiduos visitantes de la zona símplemente las invitaban a acompañarlos sin siquiera preguntarles el precio.

Así trascurrían las horas en esta avenida, curiosamente ubicada a pocos metros del Palacio de Justicia.

 

Realizan operativo

La Municipalidad de La Victoria realizó la madrugada del domingo el operativo denominado “Feliz Cumpleaños”, en el que se intervino a 26 menores de edad. Ellas fueron trasladadas a locales del Inabif para que reciban una adecuada atención. El alcalde Alberto Sánchez Aizcorbe pidió penas severas para quienes se dedican a la explotación sexual de menores.

Yoice Pacori

ypacori@epensa. com.pe Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

Sus delgadas contexturas dejaban reflejar su corta edad. Había adolescentes de aproximadamente 12 a 14 años de edad. En cuestión de minutos cada una iba recibiendo a sus eventuales clientes, quienes por ser asiduos visitantes de la zona símplemente las invitaban a acompañarlos sin siquiera preguntarles el precio.

Así trascurrían las horas en esta avenida, curiosamente ubicada a pocos metros del Palacio de Justicia.

 

Realizan operativo

La Municipalidad de La Victoria realizó la madrugada del domingo el operativo denominado “Feliz Cumpleaños”, en el que se intervino a 26 menores de edad. Ellas fueron trasladadas a locales del Inabif para que reciban una adecuada atención. El alcalde Alberto Sánchez Aizcorbe pidió penas severas para quienes se dedican a la explotación sexual de menores.

Yoice Pacori

ypacori@epensa. com.pe Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

 

 

 

Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

Sus delgadas contexturas dejaban reflejar su corta edad. Había adolescentes de aproximadamente 12 a 14 años de edad. En cuestión de minutos cada una iba recibiendo a sus eventuales clientes, quienes por ser asiduos visitantes de la zona símplemente las invitaban a acompañarlos sin siquiera preguntarles el precio.

Así trascurrían las horas en esta avenida, curiosamente ubicada a pocos metros del Palacio de Justicia.

 

Realizan operativo

La Municipalidad de La Victoria realizó la madrugada del domingo el operativo denominado “Feliz Cumpleaños”, en el que se intervino a 26 menores de edad. Ellas fueron trasladadas a locales del Inabif para que reciban una adecuada atención. El alcalde Alberto Sánchez Aizcorbe pidió penas severas para quienes se dedican a la explotación sexual de menores.

Yoice Pacori

ypacori@epensa. com.pe Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

Sus delgadas contexturas dejaban reflejar su corta edad. Había adolescentes de aproximadamente 12 a 14 años de edad. En cuestión de minutos cada una iba recibiendo a sus eventuales clientes, quienes por ser asiduos visitantes de la zona símplemente las invitaban a acompañarlos sin siquiera preguntarles el precio.

Así trascurrían las horas en esta avenida, curiosamente ubicada a pocos metros del Palacio de Justicia.

 

Realizan operativo

La Municipalidad de La Victoria realizó la madrugada del domingo el operativo denominado “Feliz Cumpleaños”, en el que se intervino a 26 menores de edad. Ellas fueron trasladadas a locales del Inabif para que reciban una adecuada atención. El alcalde Alberto Sánchez Aizcorbe pidió penas severas para quienes se dedican a la explotación sexual de menores.

Yoice Pacori

ypacori@epensa. com.pe Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

Sus delgadas contexturas dejaban reflejar su corta edad. Había adolescentes de aproximadamente 12 a 14 años de edad. En cuestión de minutos cada una iba recibiendo a sus eventuales clientes, quienes por ser asiduos visitantes de la zona símplemente las invitaban a acompañarlos sin siquiera preguntarles el precio.

Así trascurrían las horas en esta avenida, curiosamente ubicada a pocos metros del Palacio de Justicia.

 

Realizan operativo

La Municipalidad de La Victoria realizó la madrugada del domingo el operativo denominado “Feliz Cumpleaños”, en el que se intervino a 26 menores de edad. Ellas fueron trasladadas a locales del Inabif para que reciban una adecuada atención. El alcalde Alberto Sánchez Aizcorbe pidió penas severas para quienes se dedican a la explotación sexual de menores.

Yoice Pacori

ypacori@epensa. com.pe Es sinónimo de miedo, hambre, drogas y esclavitud: se trata de la prostitución infantil, un auténtico infierno del que fue víctima Angélica, una menor de 14 años, violada, torturada y asesinada por uno de sus clientes. Así como ella, cientos de niñas peruanas viven dentro de esta terrible realidad, de la que creen es imposible escapar.

La dramática historia de Angélica Y.M. comenzó cuando apenas tenía 12 años. La menor convirtió la cuadra uno de la avenida José Gálvez, en La Victoria, en su único refugio para escapar del desamor de sus padres.

Sus compañeras de “trabajo”, niñas de entre 12 a 14 años, cuentan que iniciaba su labores a las 19.00 horas y las culminaba a las 23.00.

Por cada cliente cobraba 25 soles. Una vez que lograba obtener una regular cantidad de dinero, se dirigía a una de las viejas casonas de la avenida José Gálvez y gastaba toda su ganancia comprando terokal. Esa era su rutina.

La madrugada del pasado 26 de marzo, la menor murió tras ser atacada cruelmente por uno de sus clientes, Alexander Cornelio Inca Carrasco (29), asiduo a la zona y conocido porque acostumbraba a golpear a las niñas que les brindaban sus servicios.

 

Penosa realidad

En nuestro país la prostitución infantil se ha incrementado en los últimos años, debido a la existencia cada vez mayor de los factores de riesgo y –aunque no se registren estadísticas precisas– el aumento de focos de este tipo de explotación sexual es un indicador alarmante.

Se presenta principalmente entre niñas y adolescentes de sectores socioeconómicos bajos o muy bajos. La edad de inicio en prostitución es en promedio 14 y 15 años.

En la mayoría de los casos está vinculada a la delincuencia, las drogas o el alcohol.

 

In situ

El fin de semana Correo recorrió la primera cuadra de la avenida José Gálvez y comprobó esta penosa realidad. Ni el frío de la noche, ni la presencia de policías y serenos que rondaban la zona podían impedir que niñas pasearan la calle luciendo sus cuerpos con diminutas prendas.

Sus delgadas contexturas dejaban reflejar su corta edad. Había adolescentes de aproximadamente 12 a 14 años de edad. En cuestión de minutos cada una iba recibiendo a sus eventuales clientes, quienes por ser asiduos visitantes de la zona símplemente las invitaban a acompañarlos sin siquiera preguntarles el precio.

Así trascurrían las horas en esta avenida, curiosamente ubicada a pocos metros del Palacio de Justicia.

 

Realizan operativo

La Municipalidad de La Victoria realizó la madrugada del domingo el operativo denominado “Feliz Cumpleaños”, en el que se intervino a 26 menores de edad. Ellas fueron trasladadas a locales del Inabif para que reciban una adecuada atención. El alcalde Alberto Sánchez Aizcorbe pidió penas severas para quienes se dedican a la explotación sexual de menores.

Yoice Pacori

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: